Share

La importancia de un certificado de eficiencia energética en un proyecto de edificación

La importancia de un certificado de eficiencia energética en un proyecto de edificación

El certificado de eficiencia energética es un documento oficial expedido por un técnico cualificado (arquitecto o ingeniero), que contiene la información necesaria sobre las condiciones energéticas en un proyecto de edificación. Este tipo de certificación califica un inmueble en función del consumo anual de energía que requiere y de las emisiones de CO2 que vierte a la atmósfera.

La evaluación de las condiciones energéticas del edificio tiene como resultado la consecución del acta de eficiencia y la asignación de una etiqueta y una letra. La escala de calificación es de siete letras y va desde la A (máxima calificación) hasta la G (menor calificación). Según las condiciones que presente el inmueble, se le asignará una de estas letras.

Beneficios de obtener un certificado de eficiencia energética

La información que contienen estos documentos es un derecho del consumidor que quiera adquirir una vivienda o arrendarla. Con él, podrá saber cuál es el consumo energético de la vivienda, cuál sería el coste de mejorar la eficiencia, cuál es el ahorro anual, etc.

También se pueden conseguir bonificaciones en el recibo del IBI por buena calificación, solicitud de ayudas para rehabilitar energéticamente el inmueble, etc. Esta circunstancia lo convierte en una acreditación muy útil.

Es importante recalcar este punto ya que, en ocasiones, existe la falsa creencia de que lo pueden emitir electricistas o incluso abogados. Sin embargo, esto no es así. Los únicos profesionales que pueden realizarlo, son arquitectos o ingenieros.

Los beneficios aportados por este documento son:

– Ofrece información muy valiosa para el consumidor

Esto ayuda a tomar una decisión final sobre la vivienda a adquirir. Si se trata de un alquiler, el certificado permite tener conocimiento del consumo energético de los distintos dispositivos de la vivienda. De esta forma, el inquilino puede hacerse una idea de lo que gastará en luz, agua o gas.

Si se trata de la compra de una vivienda, el coste de la misma en cuanto a consumo energético se debe tener en cuenta en el cómputo final de la inversión a realizar para la compra del inmueble. Si, además, son necesarias ciertas reformas, el acta ofrece una valiosa información sobre el coste que tendría mejorar el rendimiento del inmueble.

– La rehabilitación energética de un inmueble aumenta su valor

Las medidas de mejora que se indican en el certificado aumentan la calificación cuando se llevan a cabo. Reducen la contaminación y la necesidad del uso de recursos energéticos. Conseguir mejorar la calificación energética supone un gran aumento en el rendimiento, ya que, de esta manera, la construcción tendrá un mejor aislamiento que permitirá no abusar de recursos energéticos que, a su vez, son los responsables de las emisiones de CO2 a la atmósfera.

– Permite solicitar subvenciones y ayudas públicas

En la solicitud de ayudas para la rehabilitación de edificios, este título se requiere junto con el resto de documentación. El programa PAREER ha sido ampliado recientemente para que cualquier edificio pueda beneficiarse de ayudas para su rehabilitación energética y solicita como parte de la documentación el certificado energético.

Incluye, además, ayudas adicionales en función de tres supuestos, siendo uno de ellos el aumento en dos letras de la calificación inicial o bien alcanzar calificación A o B en la escala de CO2.

– Aumento en la competitividad del inmueble

Las viviendas o locales que cuentan con una mayor calificación contaminan menos y ahorran energía. Su mayor rendimiento implica un gran ahorro al mes y durante toda la vida útil del inmueble y de la actividad que en él se desarrolle. Un menor consumo energético en negocios de hostelería, tiendas, oficinas, etc., hace que las actividades que se realizan sean más sostenibles y más competitivas.

– Obtención de bonificaciones por buena eficiencia energética

Los propietarios de inmuebles con calificación entre A y E pueden ser premiados con una bonificación en el Impuesto sobre Bienes Inmuebles por parte de los ayuntamientos desde el 2016. Estas bonificaciones se traducen en una reducción del impuesto de entre un 4 y un 20 %, dependiendo de la letra que tenga.

¿Por qué es necesario el certificado de eficiencia energética?

La legislación actual exige que todos los edificios que vayan a venderse o arrendarse dispongan de esta acreditación, por lo que es obligatorio tenerla antes de comenzar los trámites para la venta o el contrato de alquiler. Un estudio de arquitectura como, por ejemplo, el de E+ Arquitectos puede expedirlo.

Estos profesionales de la arquitectura cuentan con una amplia experiencia en el sector y, por ello, podrán ayudarte en su obtención. Visitarán el edificio o proyecto de edificación para realizar la correspondiente inspección y, de esta forma, clasificar la eficiencia del lugar. Se debe tener en cuenta que, si se quiere vender una vivienda, se debe solicitar el certificado con un mes de antelación para asegurarse de tenerlo en el momento de la firma del contrato.




¿Quieres contactar con nosotros?







Compartir noticia:

Abrir chat